miércoles, 16 de enero de 2013

En la vieja casa



En la vieja casa, libre ante mí 
diviso Praga entera a la redonda;
al fondo, silencioso y quedo el paso, 
pasa de largo la hora honda del crepúsculo. 

La ciudad se desvanece como detrás de una luna. 
Alta sólo, al modo de un gigante empenachado, 
se alza ante mí la cúpula verdosa 
de la Torre de San Nicolás. 

Ya parpadea aquí y allá una luz 
lejana sobre el denso fragor ciudadano.
Para mí es como si en la vieja casa 
ahora una voz me dijera “Amén”.

Rainer María Rilke.
Ofrenda a los lares, 1895.

4 comentarios:

  1. Me encanta Rilke, pero ¡qué vídeo!, ¡qué bonito!

    Un beso.

    ¡Mil gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Me alegro de que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  2. Me ha encantado el video, Hacía mucho tiempo que no escuchaba a Dvorak. Supongo que es de hechura de la casa.
    In abrazo.

    ResponderEliminar

Los mensajes de valientes anónimos no serán publicados en este blog.