miércoles, 18 de marzo de 2009

Nunca estarás sola

En cierta ocasión alguien me dijo que nuestros nombres nos definen. Creo que no siempre es así; ya que una puede conocer a Ángel, y que este lo sea; o al menos, lo parezca. Y que Angustias sea de todo, menos una triste atormentada.
En el caso de Esperanza Puente, esto sí que sucede. No sólo con su nombre, también con su apellido.
Es Esperanza, como la de una cuerda que te saca de lo profundo de un pozo; como una ventana o puerta que se abre en un zulo. Y es Puente, que te lleva del abismo a la orilla de la vida.

La conocí hace unos cinco años, al coincidir con ella en Madrid en varias “movidas provida”, y la he seguido en los medios.
Ayer volví a verla en una conferencia en el Colegio de Médicos de Almería, como portavoz de la Fundación Red Madre.
En los últimos años, su vida ha dado un vuelco rotundo. Ha visitado varios paises para contar su experiencia ante el aborto. Incluso ha hablado ante la ONU.

Desde su primera intervención en un plató de televisión, ha ganado soltura. Su discurso sincero engancha. Políticamente incorrecta, le planta cara al relativismo eufemístico e hipócrita que nos rodea.
Tiene tirón. De hecho, abarrotar un salón de actos una tarde primaveral en esta tierra sureña, tiene su mérito.

Es de agradecer su humildad, y que haya vencido su miedo, su vergüenza para decir: “Señores, yo aborté, maté a mi hijo. Pero ahora dedico mi vida a ayudar a víctimas del aborto”.

Ayer nos pidió que transmitiésemos a todo el mundo su discurso, ya que no podemos permanecer callados ante el crimen del aborto. Que lo primero que tenemos que hacer es hablar con claridad. Llamar las cosas por su nombre. Y el aborto es un crimen. En su periplo por institutos donde ha ido a hablar del tema a adolescentes ha podido comprobar la gran ignorancia que tienen los chicos. Sólo se les dice que usen preservativos para evitar embarazos. O que utilicen la Pdd. Pero no les cuentan que el preservativo no siempre es eficaz, ni previene enfermedades víricas que se transmiten por sudoración. Tampoco les informan a las chicas de que la píldora del día después es abortiva, ni de los efectos secundarios perligrosos que tiene.

Pude grabar algunos momentos de su intervención. Me hubiese gustado grabar toda la conferencia, pero no contaba con los medios adecuados.
Atendiendo a su petición de que contemos su historia y la función que cumple RED MADRE, cuyo lema es “Nunca estarás sola” cuelgo en el blog los siguientes vídeos de momentos destacados.

Explicó por qué el aborto se suele realizar en el primer trimestre de embarazo, y el método más utilizado.

video


Por desgracia, mucha gente mezcla la defensa de la vida con ideologías o creencias. En la ideología imperante se reduce la defensa de la vida a personas ultracatólicas y fachas. En cambio, es progresista la “tolerancia a la hora de eliminar un tejido de tu cuerpo que te molesta por imprevisto o incómodo”, ya que en nungún momento se le da categoría de ser humano, que lo es, al embrión.


video



Si algo es importante, es escuchar a la mujer que se ha planteado abortar, o ya lo ha hecho. Sin juzgarla, por supuesto.



video



Ha vivido directamente el paripé que se ha hecho en el Parlamento para dar carta blanca al aborto. Cuando ella tuvo oportunidad de intervenir, algunos parlamentarios, no sólo no la escucharon, sino que manifestaron su desprecio cuchicheando mientras ella contaba su experiencia.


video



Por supuesto explicó que es el síndrome post- aborto, que no sólo sufren las mujeres, también muchos hombres.

video

video



Para terminar, Esperanza explicó qué es RED MADRE y qué función realiza su voluntariado.
Red Madre nació en el 2007 tras la puesta en marcha de las iniciativas legislativas populares (ILP) presentadas por el Foro Español de la Familia en la mayoría de las comunidades autónomas. Su objetivo es activar en toda España una red solidaria de apoyo, asesoramiento y ayuda a la mujer para que pueda superar cualquier conflicto surgido de un embarazo emprevisto. Hasta el momento, Red Madre ha realizado 120 cursos y formado a unos 2.500 voluntarios en toda España.

Experanza ha recogido su experiencia, y la de otras chicas y chicos a los que ha atendido en un libro titulado Rompiendo el silencio, editado por Libros Libres.
Ayer lo leí de un tirón. En lenguaje sencillo y ameno, asequible a todo el mundo.
Creo que debe ser libro de cabecera de cualquier persona involucrada en la lucha por la vida, y es fundamental su difusión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes de valientes anónimos no serán publicados en este blog.