miércoles, 15 de abril de 2009

Yo soy Shrek

Recupero este artículo de Juan Manuel de Prada, que me parece delicioso. ¡Qué lo disfrutéis!


"Sin mi hija Jimena probablemente no lo habría descubierto. En realidad, las películas de dibujos animados siempre fueron mi asignatura pendiente: conocía los clásicos de Walt Disney y poco más, siempre había mirado con una pizca de engreimiento aquellas historias pobladas de animales antropomorfos, hadas y demás criaturas fantasiosas, siempre había repudiado los argumentos demasiado ñoños, las resoluciones demasiado simplistas, las canciones almibaradas que interrumpían la acción sin venir a cuento. Gracias a mi hija Jimena, descubrí que también había películas de dibujos animados que no eran en absoluto ñoñas, ni simplistas, ni almibaradas; y descubrí, sobre todo, a un personaje que en mi imaginario sentimental ocupa ya un lugar olímpico, más encumbrado aún que los sargentos de John Ford. Me estoy refiriendo, naturalmente, al ogro Shrek, la criatura más fascinante, rica en matices y gozosamente humana del cine contemporáneo. Después de haber visto treinta o cuarenta veces las dos entregas de la serie ya puedo decir, imitando a Flaubert: «Yo soy Shrek».

Y, por supuesto, mi hija Jimena es Fiona, su amada ogra u ogresa. Yo soy –lo confesaré– de los que ha llorado viendo la secuencia final de la segunda parte de Shrek, cuando Fiona tiene la posibilidad de convertirse de nuevo en la bellísima princesa que antaño fue y prefiere seguir viviendo en la ciénaga al lado de su amado ogro. Es una de las mayores cimas del cine contemporáneo y también una de las más hermosas bofetadas a lo que nuestra época nos vende como un paraíso terrenal: la exaltación de la belleza física y la servidumbre a unos cánones estéticos bastante gilipollescos. La figura de Shrek es subversiva, deliciosamente ácrata, disolvente como el aguarrás de toda esa cochambre que hemos dado en denominar «políticamente correcta»; ese ogro brutote y gruñón que esconde pudorosamente un corazón que no le cabe en el pecho (y es que los ogros, como las cebollas, tenemos capas) es una criatura emocionante, mucho más emocionante que cualquiera de los personajes paliduchos, amorfos, invertebrados que pueblan el cine contemporáneo. Un día, mientras jugueteaba con mi hija Jimena, remoloneando ambos entre las sábanas, ella se encaramó a mi panza y me lo dijo: «Tú eres Shrek». Ningún piropo me hubiese trastornado tanto, ninguna declaración de amor me hubiese transmitido mayor júbilo que aquellas tres palabras; una vez repuesto de la impresión, le respondí: «Y tú eres Fiona». La sonrisa cómplice, arrebatadoramente cómplice, de Jimena me elevó hasta el cielo de las mitologías. Éramos Shrek y Fiona, juntos hasta la muerte, decididos a defender nuestro amor contra príncipes lechuguinos y hadas malignas.

Nos llamamos así en secreto, Shrek y Fiona, y sólo nos interpelamos por nuestros nombre de pila cuando nos hallamos entre desconocidos. Vivimos en la ciénaga, peleamos contra los soldados del príncipe, empeñados siempre en raptar a Fiona, de vez en cuando nos hacemos una escapadita al reino de Muy, Muy Lejano, para escandalizar a propios y extraños con nuestros modales rústicos y plebeyos (incluso nos tiramos eructos), de vez en cuando atravesamos el bosque, en compañía de Asno o el Gato con Botas, en busca de aventuras de solución incierta. Por supuesto, estamos casados por la Santa Madre Iglesia y nos guardamos una fidelidad a prueba de putones verbeneros: en realidad, que yo guarde fidelidad a Fiona carece de mérito, puesto que mi estampa no es de las que provocan deliquios y arrobamientos entre la población femenina; pero que Fiona me la guarde a mí, viéndose requerida por los más apuestos caballeros y los más encumbrados príncipes, constituye un milagro por el que cada día doy gracias al cielo. A veces también le pido al cielo que detenga el universo físico, para que Fiona y Shrek puedan seguir disfrutando de su idilio por los siglos de los siglos, ajenos a las contingencias del tiempo, ajenos a las asechanzas que conspiran contra su amor. Todavía no me ha sido concedido este don; pero no desespero de alcanzarlo.

Cuando los negros pajarracos de la zozobra sobrevuelan nuestra ciénaga, me pregunto si llegará el día en que Fiona se avergüence de ser la chica de Shrek y se fugue con alguno de los pretendientes que se la disputan. Entonces la abrazo fuerte, hasta casi estrujarla, como sólo sabemos abrazar los ogros, y le pregunto: «¿Me querrás siempre, Fiona?». Y ella, invariablemente, me responde: «Siempre, Shrek, aunque te hagas viejito. Y después también, en el cielo». Entonces cierro los ojos, saboreando las delicias de ese idilio eterno. ¡Que se preparen las huestes celestiales!"

5 comentarios:

  1. Sí, me gusta el estilo de este chico. Me refiero a De Prada. Bueno, el ogro tiene su gracia. Pero me refiero al estilo de Juan Manuel de hablar claro y con la verdad por delante.

    ResponderEliminar
  2. Querida Pilar.Te he dejado un premio en mi página de Premios.Con toda libertad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Shrek marcó la línea que han seguido luego Pixar, Dreamworks y demás, con guiños cómplices a los padres, un humor más inteligente y divertido para los niños y muchas menos dosis de ñoñez. Desde Toy Story, Monstruos, S.A., Antz, Los Increíbles, la genial Nemo... hasta la última Monstruos y Alienígenas (muy recomendable).
    Pero la auténtica, la única, la genial, la number one es Shrek. Por divertida, por transgresora, por sorprendente, por ingeniosa, por inteligente y, sobre todo, por irreverente (sólo de ver a Gepetto vendiendo a Pinocho o a Peter Pan deshaciéndose de Campanilla, ya te haces una idea de lo que te espera... que te puedes esperar cualquier cosa).
    En fin, Shrek for President! Creo que la veré este fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Cuando he leido el titulo hje pensado... Pilar me ocultaba que era verde... pero ya he visto que no..
    Entretenido a tope.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Luisa, Gracias por el premio, me paso a recogerlo. Voy a plantearme hacer un vitrina, jijijii.

    Pepe, realmente, Srhek es el number one. Es la única peli de ese estilo que he visto varias veces; aunque tardé en verla por primera vez, debido al empacho-asco Disney-Pixar que sufrí un tiempo gracias a mis sobrinos. La consecuencia es que ahora odio a Aladín, el rey León y a Pocahontas.
    Pero lo que realmente me interesabe de este artículo es el modo tan bonito de hablar del cariño paterno-filial.

    Izaskun, ¡claro que soy verde! De hecho, tengo un papel de extra en la versión recién estrenada de Star Trek.

    ResponderEliminar

Los mensajes de valientes anónimos no serán publicados en este blog.